viernes, 16 de marzo de 2012

Irán y Siria los nuevos objetivos de la alianza EEUU - Israel

Después de la caída de Bagdad (Irak) a mediados de abril del 2003 , Sharon (ex primer ministro israelí) y sus lugartenientes empezaron a presionar a Washington para que apuntase hacia Damasco (Siria) fue así que el l congresista Eliot Engel, (Demócrata, Nueva York) volvió a introducir el Acta de Responsabilidad de Siria y Restauración de la Soberanía Libanesa. Se amenazaba con sanciones a Siria si no se retiraba de El Líbano, entregaba sus armas de “destrucción masiva” (?) y dejaba de apoyar el terrorismo, también pedía a Siria y a El Líbano que diesen pasos concretos para hacer la paz con Israel. Esta legislación estaba fuertemente apoyada por el Lobby AIPAC (American Israel Public Affairs Committee) y había sido “elaborada” según la Jewish Telegraph Agency, “por algunos de los mejores amigos de Israel en el Congreso”. El acta había permanecido en el olvido algún tiempo pero fue aprobada por mayoría (398 contra 4 en la Cámara de Representantes; 89 contra 4 en el Senado) y Bush la firmó como ley el 12 de diciembre de 2003.

Si el Lobby no existiese, no habría Acta de Responsabilidad Siria y la política estadounidense hacia Damasco estaría más en consonancia con los intereses nacionales de los EE. UU.

Siria cuenta con el apoyo de China país con el cual se han brindado entendimiento y apoyo mutuo en temas relacionados con los intereses principales y centrales de cada uno. China mostró una comprensión consistente y un firme apoyo a la postura de Siria sobre los Altos del Golán que, en contra de resoluciones de la ONU, Israel mantiene en su poder. Por otro lado Siria mantuvo su compromiso a la postura China y le ofreció un apoyo incondicional en asuntos relacionados con Taiwan, Tíbet, Xinjiang y los derechos humanos. Además, China se ubicó como el tercer mayor importador de Siria en el 2010, según datos de la Comisión Europea.

Rusia es uno de los más importantes proveedores de armas para Siria.

El valor total de los contratos sirios con la industria de defensa rusa probablemente supere los 4 mil millones de dólaresel valor de ventas de armas rusas a Siria se calculó en 162 millones anuales en el 2009 y 2010.
Además, Moscú firmó con Siria un acuerdo de 550 millones de dólares por aviones de entrenamiento militar.

Rusia también tiene una instalación naval en el puerto sirio de Tartus, el cual da a la marina rusa su único acceso directo al Mediterráneo. Por ello mientras los líderes occidentales buscaban sacar del poder a al Asad mediante una resolución de la OTAN, barcos de guerra rusos entraban en aguas territoriales de Siria, en un movimiento agresivo diseñado para evitar cualquier ataque de EEUU y sus aliados bajo el pretexto de una “intervención humanitaria”.

Irán

Prácticamente todos los israelíes miran a cualquier país islámico de Oriente Medio con armas nucleares como una amenaza existencial. Por ello Irán es visto abiertamente como su enemigo más peligroso porque es el adversario con más probabilidades de conseguir armas nucleares.

Por eso el informe de la Organismo Internacional de Energía Atómica sale a la luz muy “convenientemente” en medio de tensiones entre EEUU e Irán.

Las ambiciones nucleares de Irán no amenazan la existencia de los EE. UU el cual tiene en la actualidad 5,113 cabezas nucleares. Si Washington pudo vivir con una Unión Soviética con armas nucleares, con una China nuclear e incluso con una Corea del Norte nuclear, entonces puede vivir con un Irán con armas nucleares. Por eso el Lobby sionista debe mantener una presión constante sobre los políticos estadounidenses para que se enfrenten a Teherán (Irán).

Irán se encuentra en medio de una tormenta geopolítica debido al informe difundido el 8 de noviembre por el Organismo Internacional de Energía Atómica en el que expresa “una profunda y creciente preocupación” por las posibles dimensiones militares de su programa nuclear.

Sin embargo la Comisión Reguladora Nuclear aprobó sin más la construcción de dos nuevos reactores nucleares en el estado de Georgia para EEUU, el cual tiene en la actualidad 104 reactores nucleares que operan en 65 plantas.

El arsenal nuclear de Israel (100 a 200 cabezas nucleares) es una de las razones por la que algunos de sus vecinos quieren armas nucleares y amenazar a estos estados con un cambio al régimen democrático aumenta ese deseo.

Bajo la influencia de Washington, el gobierno ruso le pidió a Irán que aumentara la cooperación con los inspectores; sin embargo Moscú se ha negado a interrumpir su cooperación nuclear con Teherán.

Efectivamente, el gobierno ruso está ayudando a Irán a construir un reactor nuclear de US$800 millones en el puerto de Bushehr situado en el suroeste del país. Según la agencia estatal de noticias iraní Mehr, el jefe de esa compañía, Sergey Novikov, dice que la planta “sólo genera electricidad.”

La empresa rusa ayudará a Irán a iniciar la carga de combustible nuclear en su planta después de lo cual (21 de agosto) un ataque militar contra el reactor de Bushehr podría desencadenar radiaciones nocivas, que Israel quiere evitar. Así que a menos que los israelíes actúen de inmediato para cerrar el centro, será demasiado tarde.

Con esto Irán tiene una segunda vía para conseguir armas nucleares, además del uranio enriquecido. Tanto Iraq como Siria nunca fueron capaces de lograrlo debido a que sus instalaciones fueron destruidas.
Irán ha conseguido lo que ningún otro enemigo de Israel y de los Estados Unidos en Oriente Medio tiene, un reactor nuclear en funcionamiento.

Nueva estrategia

Ante el veto de Rusia y China por las razones antes mencionadas Washington podría usar una nueva táctica militar en Oriente Medio evitando los conflictos abiertos. Algunos expertos creen que la reciente explosión en una base militar iraní, podría ser parte de una nueva guerra secreta lanzada por EE. UU. e Israel.
EE. UU. e Israel intentarán así evitar los conflictos abiertos aunque “seguirán con las acciones subversivas y de sabotaje” o “ataque con virus informáticos” como ocurrió en la central nuclear de Bushehr.

Una democracia árabe nunca haría la paz con un Israel que mantenga la ocupación de territorios árabes en contra de las leyes internacionales y de las resoluciones de la ONU (como viene ocurriendo) y se vería obligada a impulsar la solidaridad activa con los palestinos.

Si los esfuerzos de Israel por moldear la política estadounidense tienen éxito, entonces los enemigos de Israel quedan debilitados o derrocados, Israel recibe carta blanca con los palestinos y los EE. UU. se llevan la mayor parte de la lucha, la muerte, la reconstrucción y el gasto; así como los botines de guerra y dar movimiento a su maquinaria bélica.

El AIPAC y sus aliados (incluidos los Sionistas Cristianos) no tienen oponentes serios en el mundo de los lobbies. Saben que hoy en día es más difícil defender la postura de Israel y responden ampliando sus actividades y su personal. Aun más, los políticos estadounidenses siguen siendo extremadamente sensibles a las contribuciones de campaña y a otras formas de presión política y los grandes medios parece que van a seguir siendo comprensivos con Israel sin importar lo que haga.

Esta situación es profundamente preocupante porque la influencia del Lobby causa problemas en varios frentes. Aumenta el peligro de terrorismo al que se enfrentan todos los estados –incluidos los aliados europeos de los EE. UU. Al impedir que los líderes estadounidenses presionen a Israel para que haga la paz, el Lobby también ha hecho imposible que termine el conflicto palestino-israelí. Esta situación da a los extremistas una poderosa herramienta de reclutamiento, aumenta el fondo de terroristas potenciales y simpatizantes y contribuye al radicalismo islámico en todo el mundo.

Aún más, la campaña del Lobby por un cambio de régimen en Irán y Siria podría llevar a los EE. UU. a atacar a esos países con efectos potencialmente desastrosos.

Aunque el Lobby sigue siendo una fuerza poderosa, los efectos adversos de su influencia son cada vez más difíciles de esconder. Los estados poderosos pueden mantener una política errónea durante algún tiempo, pero la realidad no puede ignorarse eternamente. Así pues, lo que se necesita es una discusión sincera sobre la influencia del Lobby y un debate más abierto sobre los intereses de los EE. UU. en esta región vital. El bienestar de Israel es uno de esos intereses, pero no la ocupación continuada de la Orilla Oeste ni su amplio programa para la región. El debate abierto dejaría al descubierto la bochornosa postura moral y estratégica del apoyo desigual de los EE. UU. y podría llevar a este país a una posición más coherente con sus propios intereses nacionales junto con los intereses de otros estados de la región y también con los intereses de paz de los habitantes de Israel.

Un gran abrazo.

1 comentario:

Neogeminis dijo...

Mientras tanto, la gente (da lo mismo de qué lugar)muere y sufre espantosamente.


Saludos.