miércoles, 12 de septiembre de 2012

Venezuela y la consolidación del socialismo

El mundo espera con atención las próximas elecciones del 7 de Octubre en Venezuela. Y es que,  sin duda, en la última década el gobierno de Hugo Chávez ha sido la locomotora de los cambios estructurales en la región y el motor  de los procesos de integración; todo ello contrario a los intereses de EEUU y las trasnacionales capitalistas y lo más reconfortante: a la par de  una clara mejoría en los índices de pobreza,  analfabetismo,  salud y vivienda para los venezolanos. Por ello los permanentes ataques contra la institucionalidad democrática pasan por descalificar al CNE (Consejo Nacional Electoral), denunciar  un futuro fraude,  campaña de desprestigio hacia la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y campañas mediáticas en todos los medios de prensa y comunicadores, defensores del sistema capitalista y sus colonias.
Hugo Chávez no sólo ha unificado al pueblo venezolano en su lucha de clase frente a la oligarquía y a las élites de poder;  sino que, además, ha dado un nuevo aliento a la búsqueda de justicia y equidad de los  pueblos del mundo.  El cambio de la correlación de fuerzas en América Latina está directamente relacionada con el liderazgo de Chávez;  después de él vinieron Lula, Correa, Evo, Cristina, la recuperación del sandinismo y  hasta la sorpresiva aparición de Humala en Perú se debió a su discurso colgado de la política nacionalista y moral de Hugo Chávez.   Y no es que Hugo Chávez y los antes mencionados levantaran a las masas, eran las masas quienes exigían líderes de esta talla para mantener su dignidad y soberanía. 
De un tiempo a esta parte han habido múltiples “accidentes” e incidentes trágicos en Venezuela, incluyendo el colapso de un importante puente que conecta la capital, Caracas, con el oriente del país; una terrible explosión en la refinería Amuay en la costa noroeste que dejó un saldo de 41 muertos y más de 100 heridos, violentos motines en cárceles, y una supuesta masacre de indígenas en la Amazonía. Accidentes o eventos que muchos señalan como provocados por una mano saboteadora. Estos hechos  han servido para la campaña nacional e internacional contra la reelección del presidente Hugo Chávez.
 De la tragedia de la refinería de Amuay  James Petras la consideró un acto de terrorismo orquestado desde EEUU con los reaccionarios venezolanos para colapsar el proceso electoral y sacarlo del poder. Esta tragedia ha generado titulares de primera plana en todo el mundo y análisis tendenciosos contra el gobierno bolivariano, para crear la percepción de que su origen está en la negligencia e incapacidad del gobierno del presidente Hugo Chávez.
Sin embargo la prensa pro-capitalista apenas mencionó las fuertes explosiones en la refinería de Chevron el 7 de agosto en Richmond, California, donde más de 900 personas necesitaron atención médica.
Tampoco supimos nada de la  explosión e incendio  el 4 de marzo de 2010, en donde, por múltiples violaciones a los parámetros de seguridad cinco personas fallecieron en la planta 9 de la petrolera de Estados Unidos, Tesoro Corp. Este accidente fue el mayor desde 2005 en  que una refinería de BP, en el estado de Texas. Dejó un saldo de 15 fallecidos y 170 heridos.
Una eventual derrota del bolivarianismo significaría un retroceso para este país y para todos los proyectos de complementación, integración y unión de los pueblos latinoamericanos.
La gente vitorea a Chávez, pero no a los gobernadores bolivarianos, generalmente de pobre gestión administrativa por la desidia, el mal estado de la vialidad, los apagones y el maltrato de la burocracia local hacia la gente.
Contra esto Hugo Chávez ha anunciado que potenciará el “Estado comunal”, de ser reelegido en Octubre; transfiriendo competencias de las regiones al “pueblo organizado”, la normativa prevé que el “pueblo organizado” asuma la gestión de la comunidad y la administración de los recursos financieros, relegando los gobiernos estatales y municipales a un papel de “acompañamiento técnico”. (Algo con lo que soñamos todos los peruanos hartos de la burocracia y corrupción)
“Este es un programa de transición al socialismo y de radicalización de la democracia participativa (…) Partimos del principio de que acelerar la transición pasa necesariamente (…) por acelerar el proceso de restitución del poder al pueblo”, escribió Chávez en la presentación de su proyecto de gobierno.
El Plan Socialista 2013-2019  como propuesta de gobierno tiene cinco objetivos históricos: consolidar la independencia, continuar construyendo el socialismo, convertir a Venezuela en una potencia, desarrollo de un mundo multicéntrico y pluripolar para garantizar la paz planetaria, preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana.
Pero también la década de Chávez ha alcanzado logros; el presidente del Instituto Nacional de Estadística,  informó que la tasa de desocupación bajó a 7,9% y lo comparó con la cifra 14,6% que asegura se registraba cuando el presidente Hugo Chávez asumió el poder.
No sólo eso, cuando llegó el presidente Chávez el trabajo formal estaba en 49,5% y ahora está en 58%, y la informalidad ha bajado desde 50% a 41%, es decir ha mejorado la calidad del trabajo.
Venezuela es el país latinoamericano con salario mínimo más alto aproximadamente 475 dólares
En lo que respecta a la pobreza, el Instituto Nacional de Estadística (INE, oficial) asegura que la miseria extrema pasó de 17,1% en 1998 a 7,9% en 2007. La meta fijada para el 2015 era disminuir esta cifra a 12.5% Venezuela redujo a 7,9% este indicador para el 2007; superando la meta no sólo en tiempo récord sino en 4 % por encima de lo esperado.
Se han establecido 6,048 casas de alimentación  que atienden a los grupos sociales más necesitados otorgándoles la posibilidad de una alimentación balanceada con miras al cumplimiento de la meta “hambre cero” fijada para el 2015
Más del 95% de la población cuenta con agua potable
Venezuela, ha sido declarada por la UNESCO “territorio libre del analfabetismo”, Bolivia acaba de alcanzar esta meta, así como Ecuador, Nicaragua, El Salvador  y en general, todos los países miembros del ALBA, que entienden por integración la solución de este tipo de problemas.
Sin embargo, a la burocracia hay que añadirle las cifras de violencia, la cuestión que más angustia a los venezolanos actualmente, empeoraron desde la llegada de Chávez al poder.  “Estadísticamente está comprobado que en estos últimos 14 años, cada año ha sido más violento que el otro”, expresó Juan Guaido, diputado del partido opositor Voluntad Popular. “Ya van más de 150,000 muertos en los últimos en los últimos 14 años”.
Y por último citaremos el retiro de la Corte Internacional de Derechos Humanos (CIDH) a raíz  del fallo contra Venezuela a favor de un prófugo de la justicia venezolana sancionado por terrorismo.
Desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH multiplicó las decisiones e informes desfavorables a Venezuela, en proporciones ampliamente superiores al resto de América Latina. Así, desde su creación en 1959 y hasta la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH sólo emitió cinco decisiones condenando las violaciones de los derechos humanos en Venezuela. En cambio, entre 2000 y 2012, la CIDH condenó a Caracas 36 veces. Así, en el espacio de 12 años, la CIDH condenó a Venezuela 7 veces más que durante los 40 años anteriores, marcados por exacciones de todo tipo y particularmente el Caracazo del 27 y 28 de febrero de 1989, sublevación popular contra el alza de costo de vida, que el ejército y la policía reprimieron en sangre, dejando un saldo de 3.000 civiles asesinados.
Eso no es todo, durante el golpe de Estado de 2002, la CIDH, como Estados Unidos, reconocieron abiertamente a la dictadura de Pedro Carmona en una carta que Santiago Antón, entonces secretario de la CIDH, dirigió a ése. Maduro no dejó de recordar este episodio que arroja una sombra sobre la credibilidad y la fama de la entidad interamericana: La Comisión reconoció a los golpistas y negó el apoyo al presidente Hugo Chávez al cual el propio pueblo venezolano masivamente repuso en el cargo.
En Washington, la portavoz del Departamento de Estado  Victoria Nuland, declaró que  Venezuela estaría enviando un mensaje profundamente lamentable acerca de sus compromisos con los derechos humanos y la democracia al resto del continente al retirarse de la jurisdicción de la CIDH. Nuland alabó la entidad interamericana y expresó su respeto por ella.
Para darnos cuenta del cinismo del cual TODA LA PRENSA hace eco, diremos que  contrariamente a todos los países de América Latina son, precisamente, Estados Unidos y  Canadá, los que siempre se han negado a someter a la jurisdicción de la CIDH y no reconoce su autoridad;  pues estima que viola su soberanía nacional. Según ellos esa corte está bien para nosotros, para utilizarla como lazo corredizo cuando se les antoje que cumplamos algunas de sus exigencias.
Mitt Romney, el precandidato del partido republicano de EEUU, criticó que Barack Obama, no considere al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como un enemigo para la seguridad estadounidense.
Según consigna el diario español ABC, el precandidato republicano aseguró que: "El presidente Obama tuvo un momento de franqueza el otro día. Dijo que las acciones del dictador venezolano, Hugo Chávez, no han tenido un impacto serio de seguridad nacional en nosotros. Desde mi punto de vista, invitar a Hizbulá a nuestro hemisferio es severo, es grave, y es una amenaza".
Entonces ya podemos deducir la presencia e injerencia que tratará de acrecentar EEUU en América Latina, los gobiernos y ciudadanos de nuestros respectivos países estamos advertidos.

Por último el mensaje alentador de Luiz Inácio Lula da Silva a Hugo Chávez reconociéndole el gran trabajo generoso y desinteresado por la integración de la masa trabajadora y los pueblos de América Latina.

 Un gran abrazo

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Discrepo totalmente en cuanto al papel de Hugo Chavez tanto dentro de su país como en la región. Tampoco creo que su política sea socialista, simplemente la veo como arbitraria y dictatorial. Sí es cierto que EEUU ve con malos ojos que siga perpetuándose en el gobierno, no por la situación de los venezolanos -por supuesto- sino a causa del desmedro de sus propios intereses.

Espero sepas interpretar mi punto de vista y por supuesto, respeto la manera en que interpretas el tema.

saludos