domingo, 25 de noviembre de 2012

Masacre israelí en Gaza: Atando cabos

Los medios de comunicación han descrito el ataque israelí a Gaza como una operación especial contra el terrorismo liderada por las IDF (Fuerzas de defensa de  Israel), lanzada por motivos de “defensa propia”, en respuesta a los ataques con cohetes palestinos contra Israel. Lo cierto es que tiene toda la traza de ser una operación encubierta por dos potencias cuyas prácticas de imperialismo y expansión empiezan a ser REALMENTE repudiadas a nivel mundial.
Se deduce que Obama, en la antesala de las elecciones del 6 de noviembre, ya había dado “luz verde” a Tel Aviv para la operación “columna de nube”, que  se llevó a cabo en estrecha colaboración con Washington en el marco de un proceso más amplio de planificación militar aliada. Altos funcionarios militares estadounidenses estaban en Israel trabajando con sus homólogos de las IDF en los días previos al ataque.
La operación “columna de nube“, fue lanzada el 14 de noviembre contra la Franja de Gaza, una semana después de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Evidentemente fue programada para ser lanzada independientemente del resultado de las elecciones norteamericanas. La primera acción fue el asesinato selectivo del líder militar de Hamas, Ahmed Jabari. La operación se desarrolló desde entonces hacia una campaña de bombardeos y la invasión terrestre generalizada que implicaría el anunciado despliegue de unos 75.000 soldados israelíes.
El Secretario de Defensa de EEUU  León Panetta y el Ministro de Defensa israelí, Ehud Barack establecieron  un proceso de estrecha consulta. Panetta estaba en Israel a principios de agosto. Volvió a Tel Aviv dos meses más tarde,  el 3 de octubre.
El mes anterior a los ataques,  EE UU  e Israel habían participado en la realización de ejercicios militares conjuntos llamados, "Desafío Austero 12"; los  ejercicios  conjuntos más grandes en la historia israelí. El objetivo de los ejercicios  de guerra fue probar el sistema aéreo de Israel y el sistema de misiles de defensa contra los ataques de lejos y de cerca, es decir, desde Irán, Hezbolá y Hamas.
El 18 de octubre,  EEUU  e Israel lanzaron en Israel la primera fase de las maniobras conjuntas. Los ejercicios militares se llevaron a cabo durante cuatro semanas coincidiendo con las elecciones de Estados Unidos (6 de noviembre) y culminaron con el inicio de los bombardeos de Gaza el 14 de noviembre. Como para que pase desapercibido en medio de tanto alboroto noticioso por las elecciones. Lo cierto es que pertenecen a un esquema de limpieza étnica ya que lo mismo ocurrió con la "Operación Plomo Fundido" en  el periodo de transición entre las administraciones de Bush  y Obama.
Los ejercicios conjuntos de Estados Unidos e Israel, Desafío austero12, en cierto sentido, “se pusieron en marcha” el 14 de noviembre, cuando atacaron la Franja de Gaza con la Operación “Columna de Nube”.
“Desafío Austero 12″ contó con la participación de 3500 soldados de EEUU y 1000 soldados israelíes. El contingente de EE.UU. estaba compuesto por 1.000 soldados estadounidenses estacionados en Israel, incluyendo asesores militares y fuerzas especiales, junto con 2500 de personal de Estados Unidos bajo la jurisdicción de la sexta flota de  EEUU en el Mediterráneo oriental y el Comando Europeo de EEUU (EURCOM).
La realización de estos ejercicios fue supervisada por el almirante James G. Stavridis, comandante del Comando Europeo de Estados Unidos (EURCOM). Informes apuntan al establecimiento de puestos de mando de Estados Unidos operando desde dentro de Israel bajo la jurisdicción del EUCOM.
El Almirante Stavridis ha reconocido a este respecto que:
“Los dos lados [las estructuras de comando israelíes y las de EEUU] han trabajado duro para crear una inteligencia real durante el ejercicio, el ejercicio pretende simular una guerra extensa en Medio Oriente que obligaría a los Estados Unidos a intervenir y proveer a Israel mas defensa para interceptar misiles.” ( Haaretz, 24 de octubre 2012 )
El Ministro de Defensa israelí Ehud Barak subrayó el hecho de que “el ejercicio conjunto reflejaba la profunda cooperación con los estadounidenses” como un medio para hacer frente a la constante amenaza de Hamas. Esta declaración fue hecha el 12 de noviembre, dos días antes de la embestida del ataque a Gaza:
“Estos son momentos muy importantes para el avance de nuestra coordinación de defensa antimisiles de cara a las pruebas futuras, y también para la actividad en curso en contra de Hamas y las organizaciones terroristas en Gaza, que es probable que empeoren y se expandan, … La Franja de Gaza constituye un reto importante, en cuyo centro se encuentra la potencia de fuego, incluida la amenaza de los cohetes que pueden llegar a la región de Dan.” (Haaretz, 12 de noviembre de 2012)
El ejercicio conjunto es una simulación de la posibilidad de un amplio lanzamiento de cohetes sobre Israel, tanto de los enemigos cercanos como de los más lejanos, y la posibilidad de una guerra con Irán y Hezbolá.
El papel insidioso del emirato de Qatar
18 de octubre, los ejercicios conjuntos de Estados Unidos e Israel se pusieron en marcha.
El 23 de octubre, el Emir de Qatar, el Sheikh Hamad bin Khalifa Al Thani visita la Franja de Gaza para reunirse con el gobierno de Hamas y prometerle ayuda financiera.
El 24 de octubre, el presidente de Israel, Shimon Peres insinúa que Qatar, un fiel aliado de los EEUU,  no sólo proporciona ayuda militar a Hamas, sino que está animando a Hamas a aumentar los ataques con cohetes contra Israel:
Tan pronto como él [el emir de Qatar] se fue, el grupo islámico gobernante de Gaza soltó salvas de cohetes contra Israel. …
Peres comentó el miércoles [24 de octubre] que es intolerable para los gobernantes de Gaza el recibir millones de dólares del Emir de Qatar y lanzar cohetes. En ninguna parte del mundo, ya sea en Londres o en Nueva York, ¿sería aceptable usar el dinero otorgado para la construcción de  materiales que se gastan en cohetes. Israel no puede soportar más de esto, dijo el presidente. “Corresponde a Gaza elegir entre el desarrollo y el terror y el asesinato”.
El 24 de octubre, Israel lanza un ataque aéreo en Gaza matando a cuatro civiles en represalia por los ataques con cohetes desde Gaza, lo que provocó heridas a cuatro trabajadores extranjeros. Los informes de la prensa reconocen que los ataques aéreos israelíes coincidieron con el ataque de los ejercicios de guerra conjuntos entre EEUU e Israel:
Los simulacros de maniobras militares y simulaciones de guerra por ordenador  coincidieron con los ataques aéreos israelíes reales 70 kilómetros al sur de la Franja de Gaza en respuesta a los ataques con cohetes palestinos. Cuatro residentes de Gaza fueron muertos por los ataques israelíes mientras los grupos de milicias palestinas lanzaron al menos 75 misiles contra Israel, hiriendo a tres trabajadores extranjeros, dos de gravedad, causando daños materiales, según la policía. (Bloomberg, 25 de octubre 2012)
Todo indica que el ataque a Gaza lanzado oficialmente el 14 de noviembre fue una secuela de los ejercicios de guerra conjuntos de Estados Unidos e Israel, que de hecho ya habían “comenzado” a finales de octubre.
La visita del Emir de Qatar a Gaza desde el principio de los ejercicios de guerra evidenció ser una operación encubierta dirigida por EEUU. Qatar es un régimen títere patrocinado por EEUU y con relación estrecha con  Estados Unidos  y la OTAN en inteligencia y asuntos militares, a la vez que canalizan la ayuda financiera a Hamas.
De acuerdo con un informe: “El Emir de Qatar suministró inteligencia a los israelíes que se utilizó en los atentados selectivos de edificios clave del gobierno de Hamas.” (Fars New, 17 de noviembre 2012)
Esta es la forma como operan las guerras, invasiones e “intervenciones  humanitarias”; vienen precedidas de “mentiras mediáticas”; noticias tergiversadas o manipuladas  que predisponen a la opinión pública para aceptar como  justo el  ataque militar. Esto es  lo que sucede también en Siria; en donde EEUU,  OTAN e Israel contratan, arman y entrenan ejércitos de mercenarios;  quienes, no se cansan de asesinar a ciudadanos sirios indefensos quienes NO DESEAN UNA GUERRA y están conformes con su gobierno. Los mercenarios llamados por la prensa"rebledes sirios" lanzan misiles hasta a los propios países aliados como Turquía, en un claro afán de que,  éste, “engañado” (porque también es consciente de ello y se presta al engaño), declare la guerra a Siria con el apoyo de  los miembros de la OTAN. Si aún no lo hace es  por temor de que el país turco se vea devastado al convertirse en teatro de operaciones de una virtual guerra mundial.

Este último genocidio de Israel ha causado 163 muertos y 1.225 heridos; entre ellos  43 han sido menores, 12 mujeres y 18 hombres mayores de 55 años, el 70% de los 1.225 heridos son civiles. Por el lado israelí son cinco los muertos por el impacto de proyectiles disparados desde Gaza (cuatro civiles y un militar), y 50 heridos. A la luz de las cifras no podemos hablar de un conflicto ni de una guerra sino de una masacre  hecha por una potencia que no se cansa de usurpar el  territorio palestino ante la vista de los hipócritas “defensores de la pobre población civil indefensa” cuya complicidad,  esta vez, como en muchas otras oportunidades queda manifiesta; aunque no sirve de nada. Hay un dicho de la crema y nata de la corrupción en el Perú: “Otorongo no come otorongo”. Y  EEUU frente a su par Israel,  cumple a cabalidad con ese axioma.

2 comentarios:

EMBRUJO dijo...

hola drac aqui en la noche me dejo caer en tu blog y la verdad no te pueo dar una opinion, me espanta toito lo que esta pasando alli, quito la tele cuando empienzan a hablar de los niños que mueren y sufren es superior a mi, por eso te soy sincera y te dejo mi saludito me gusta mas leerte poemas, feliz noche besitosssss

ana dijo...

Lo único cierto es que siempre pagan los inocentes. He visto imágenes de niños muertos en brazos de sus padres y no hay derecho a tanto horror

Un abrazo.